Aprender a leer el reloj y asociarlo a las rutinas diarias

Aprender a leer las horas del reloj y asociarlas con las rutinas suele ser una ardua tarea para los niños entre 3 y 6 años. Existen diferentes métodos para ayudar a nuestros pequeños a leer las horas e interpretar su significado. Lo cierto es que su conocimiento requiere una buena madurez y conocer bien los números del 0-12 y lógicamente del 0 al sesenta.

¿Toca merendar o desayunar?

¿toca siesta o irse a la cama? ¡Qué caos! y es que nuestros pequeños están en una época importantísima de asimilación conceptual de muchos temas, y el paso del tiempo, como los números o las letras, es crucial para la primera infancia.

Mis hijos llevan un cacao enorme con el desayuno y la merienda

Mi hija llama merienda al desayuno o pregunta “pero ya es la noche”? justo después de comer… ¡El pequeño con casi tres años va aún más perdido! nunca sabe lo que toca. Por eso las rutinas y la repetición son tan importantes en su aprendizaje.

Tener claras las horas ayuda a interiorizar las rutinas

El aprendizaje del concepto del tiempo es crucial y no es sencillo para todos los niños. Ordenar el tiempo en nuestra cabeza es complicado y requiere una madurez mental apropiada.

Cuando tenía 6 años, en primero de la educación básica, temía el momento de entrar en clase a las 9 de la mañana ya que la maestra nos ponía en fila y nos iba preguntando las horas que ella ponía en el reloj.

Quien se equivocaba recibía una reprimenda, esos métodos vintage que por suerte ya no se estilan en la educación en el tiempo actual.

Ahora soy madre de una niña de 6 años, ahora soy yo quien intenta enseñarle las horas, las rutinas, el paso del tiempo.

Y es que recuerdo muy claramente todo lo que no hicieron bien en mi educación y no quiero que se repita.

 Mi hija con 6 años recién cumplidos ya empieza a tener claro el orden del día (mañana, mediodía, tarde, noche), empieza a entender qué se hace en cada hora, qué comida es la que toca según la hora (aunque a veces aún se equivoca..) .

Con este juego de Janod será más fácil aprender la hora

Juego Magnético “APRENDO LA HORA”

La mejor manera de aprender a esa edad (y lo cierto es que en la mayoría de edades) es visualmente y teniendo la posibilidad de manipular y decidir.

 Un juego que nos ha ayudado mucho es el Magneti’Book Aprendo la Hora Educativo, Multicolor de la marca Janod.

En este juego los pequeños cuentan con una serie de fichas para recomponer y rediseñar en su juego magnético. A partir de 3 años.

Reproducir la escena cotidiana propuesta en cada tarjeta y entender a qué hora se produce ¿A qué hora desayuno, cuál es la hora de la ducha? 

Con los 75 imanes y las 8 tarjetas de ejemplo de doble cara, se pueden reproducir 16 escenas de la vida cotidiana que pueden animar a nuestros pequeños y relacionar con su día a día.

 Una vez abierto el libro, el niño pone en el lado magnético los imanes, que se quedan en su sitio: perfecto para largos trayectos en coche o para esperas que se alargan.

Los Magnéti’books tienen un práctico formato que permite transportarlos de manera cómoda y segura y guardarlos en una estantería como si fuese un libro al uso.

Además, al ser piezas magnéticas, podemos llevarlo a restaurantes o cafeterías y viajar en tren o coche sin perder ni una pieza y aportando un rato muy divertido de aprendizaje con nuestros pequeños. A mi me gusta especialmente ya que amo el orden y no me gusta que los juegos queden desperdigados en cajas  o se pierdan las piezas, así que, en mi opinión, es un juego ideal.

A partir de las cartas se tienen que reproducir las escenas diarias

¿Y entonces cuánto es un minuto?

El reloj de arena es ideal para que visualicen el paso do tempo. Para que entiendan mejor cuánto falta para llegar a casa delos yayos o para salir para el cole, siempre es positivo que entiendan las fracciones de tiempo de una manera real y analógica.

Entender y conocer los números hasta el 60 es esencial para sintetizar el funcionamiento de un reloj. Es importante explicar que ls vuelta entera son 60 minutos que equivalen a una hora o bien 60 segundos que equivalen a un minuto. Entender los cuartos de hora será el próximo paso, sin saber que una hora dura 60 minutos el niño no entenderá que le digamos “son las 3 y 45”.

La marca Janod cuenta con un largo abanicos de juegos de mesa y también magnéticos: cuerpo humano, el alfabeto, los animales,… super prácticos y útiles.

Pili Parreu

Publicista y profesora de marketing digital, pero sobretodo, madre de una niña y un niño preciosos.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Volver arriba